martes, 3 de junio de 2014

Ocho hermandades embarcan hoy en Bajo de Guía para El Rocío

Ya está aquí el Rocío. Y la prueba más palpable la encontramos precisamente, y un año más, en Sanlúcar, que se convierte en uno de los puntos calientes y más señalados de la romería hacia la aldea almonteña al ser paso obligado de todas las hermandades de la provincia de Cádiz que atraviesan la desembocadura del Guadalquivir para el Parque Nacional de Doñana en búsqueda de la Blanca Paloma.

Hoy martes, ocho de las once hermandades gaditanas embarcan en Bajo de Guía: a partir de las 9 de la mañana, por este orden y cada hora aproximadamente, lo harán las hermandades de La Línea, Chiclana, San Fernando, Arcos (13,00), Chipiona (14,00), Rota, Puerto Real (17,30) y Cádiz (19,00) –donde irá integrada la agrupación parroquial de Guadalcacín-. El día 4 desde las 7 de la mañana embarcarán hacia el Coto las tres restantes, es decir, Sanlúcar de Barrameda, El Puerto de Santa María (15,00) y Jerez de la Frontera (17,00). 

Sanlúcar de Barrameda, la hermandad más antigua y numerosa de la provincia de Cádiz, celebrará la tradicional y multitudinaria misa de romeros a las ocho de la mañana en la calle San Jorge. No obstante, la comitiva sanluqueña, debido a su tamaño, ya comenzará a embarcar a las siete de la mañana.

El "Plan Romero seguro", coordinado entre la subdelegación del Gobierno de España y la Junta de Andalucía, contempla que la Guardia Civil de Tráfico acompañará a las hermandades por las carreteras, que la Policía Nacional –con la colaboración de la Policía Local-, vigile el paso por Sanlúcar y que también la Benemérita custodie el embarque en Bajo de Guía. La Junta de Andalucía moviliza más de 500 efectivos entre personal sanitario, Emergencias 112 y de la consejería de Medio Ambiente para evitar o intervenir en caso de incendio forestal.

Todas ellas van a sufrir los rigores del parque de Doñana, cuyas arenas presentan este año peor estado debido a las escasas lluvias que se han registrado en estos últimos meses. Además, se ha alertado a los hermanos mayores de la elevada presencia de insectos, fundamentalmente mosquitos, recomendándose a los peregrinos la utilización de productos que eviten o al menos alivien las molestas picaduras.