lunes, 16 de junio de 2014

San Francisco de Paula, copatrón de Sanlúcar

Les mostramos este interesante artículo publicado por el Centro de Estudios de la Costa Noroeste en su anuario, correspondiente a la publicación número 5 del presente año.

Como historiador del arte y estudioso de la Iglesia Mayor Parroquial de Sanlúcar de Barrameda, en esta ocasión, de nuevo a petición del párroco D. Juan Jacinto de Castillo Espinosa, quisiera tratar brevemente el asunto del patronato de San Francisco de Paula sobre Sanlúcar. Con ello comienzo la serie Materiales para la historia de la Iglesia Mayor de Sanlúcar de Barrameda, que en el futuro podrá permitirme abordar otros asuntos relativos a dicho templo. Como muchos saben, los patrones de Sanlúcar de Barrameda son la Virgen de la Caridad y San Lucas, sin embargo existen otras advocaciones religiosas católicas que tuvieron una especial relevancia en el pasado de dicha ciudad. Algunas fuentes bibliográficas y documentales indican que San Francisco de Paula fue una de ellas, citándose con frecuencia como compatrón del municipio. Sin embargo conviene precisar cuáles fueron los términos exactos de ese patronato, su causa, su antigüedad y su permanencia a lo largo del tiempo. 

La lectura del historiador local Juan Pedro Velázquez-Gaztelu resulta bastante esclarecedora: “San Francisco de Paula. Glorioso fundador de los Mínimos. La misma aflicción de la epidemia de calenturas ardientes, que hemos dicho promovió el año siguiente de 1648 la devoción de la ciudad a este prodigioso santo, declarándole por su particular abogado contra las epidemias y votándole fiesta anual, con asistencia de mañana y tarde lo que se cumple hasta ahora con la mayor puntualidad, concurriendo el Cabildo a la misa y sermón que con la más pomposa solemnidad le hace su comunidad y a la procesión de la tarde por cuyos costos le tiene señalada su limosna. Por ello, podemos afirmar con precisión que en 1648 San Francisco de Paula fue declarado por el Cabildo de Sanlúcar abogado contra las epidemias que azotaran el municipio, al igual que San Sebastián lo había sido en 16245 y San Roque en 1645. Consta, por acta capitular de 20 de abril de 1682, que el Cabildo daba 200 reales al prior del Convento de Ntra. Sra de la Victoria de Mínimos de San Francisco de Paula, para ayuda de los gastos de las fiestas. En 1737, con motivo de una fuerte sequía, la imagen del santo que poseía el citado convento fue sacada en procesión junto con las de San Lucas y la Virgen de la Caridad. Asimismo, gracias a las mencionadas palabras de Velázquez-Gaztelu sabemos que más de un siglo después el Cabildo mantenía el voto al santo, contribuyendo económicamente a la fiesta de su día, acudiendo a los oficios y la procesión que organizaba la comunidad del convento. Del mismo modo, en la procesión celebrada en Sanlúcar en acción de gracias tras el maremoto de 1755, el Cabildo decidió sacar en procesión las imágenes de los patrones de la ciudad, la Virgen de la Caridad y San Lucas, la de Santa Rita, por su intercesión milagrosa en la retirada de las aguas, y la de San Francisco de Paula, por ser compatrono del municipio.

Más de medio siglo después, en 1808, el Cabildo seguía participando en la fiesta y en la procesión del santo, sacándolo décadas más tarde, junto a los otros patronos, con motivo de una plaga de pulgón que afectó a las viñas en 1830.11 Asimismo, se tiene noticia de la fiesta que en 1837 el Seminario Conciliar de San Francisco Javier de Sanlúcar organizó, conforme a sus estatutos, al santo de la onomástica de su fundador, Francisco de Paula Rodríguez. En cuanto a la imagen escultórica que actualmente se encuentra en la Iglesia Mayor de Sanlúcar, parece ser que procede de la desamortización del monasterio mínimo de Sanlúcar, como ya propuso Fernando Cruz Isidoro.

Antonio Manuel Romero Dorado
2 de junio de 2014

Romero Dorado, A. M., 2014. El rincón malillo. Anuario del Centro de Estudios de la Costa Noroeste de Cádiz (CECONOCA), 5, 25-26http://www.ceconoca.org/anuario/Elrinconmalillon5.pdf#page=29